• LABGatoDumas

EDULCORANTES ARTIFICIALES




Olga Lucía Gulati @JunoHealth nos explica: 


Cada vez que comemos nuestro cuerpo produce insulina particularmente, cada vez que comemos se sube la glucosa en la sangre y el cuerpo debe producir insulina para que las células las utilicen.


Nuestro sistema nervioso va a reaccionar ante eso, porque las hormonas y el sistema nervioso están pegaditos. Cada vez que pasa algo hormonal va a responder el sistema nervioso. 

En general todos los sistemas del cuerpo hay que verlos de manera integrada. 


ENTONCES, ¿Qué pasa con los endulzantes artificiales? 


Aunque estimulan la producción de insulina, son dos compuestos que tienen una estructura molecular diferente y van a estimular las hormonas de manera diferente, entonces el sistema nervioso va a responder de manera diferente. Y por eso se siente distinto cuando se come algo con azúcar a cuando se consumen edulcorantes artificiales. 

Porque aunque sea un estímulo similar (sabor dulce) no quiere decir que el cuerpo responda igual. El azúcar estimula algunos centros del cerebro y el endulzante artificial otros. Los dos generan una respuesta, pero diferente.


(Es falso que no engorden)


Elizabeth Franco @LaAlegriaDeComer nos responde:


Una de las razones es que la esplenda o sucralosa está elaborada a partir de una molécula de azúcar y tres de cloro. Ese proceso químico hace que se convierta en una molecular de fructo-galactosa, un tipo de azúcar que no se produce en la naturaleza y por lo tanto nuestro cuerpo no puede metabolizar, no aporta calorías. Pero no es que no las tenga, sino que el cuerpo no las puede asimilar, no obstante, al generar un sabor dulce, se produce la misma reacción hormonal que genera el azúcar. La sucralosa tiene un poder edulcorante mayor que el azúcar y es termo reversible, lo cual hace que se pueda utilizar en pastelería.


#Creactivando @LABGatoDumas

100 vistas1 comentario